IP-ARCOS
SSL
Visite Seguridad América

Miguel Ángel Vidaurre asume como nuevo Director de la Escuela de Cine y Audiovisual ARCOS

El Director de los largometrajes Gringo rojo (2016), Marker 72 (2012) y Limbus (2009), es el nuevo director de la Escuela de Cine y Audiovisual del Instituto Profesional Arcos.

Miguel Ángel Vidaurre, quien lleva cerca de 10 años como docente en ARCOS, asumió la dirección de la escuela el 1 de septiembre.

Con una larga trayectoria como realizador y académico (dirigió por muchos años la Escuela de Cine de Chile), Vidaurre reemplaza en el cargo a Dario Burotto, quien ocupó el cargo de manera interina a comienzos de 2021.

Consultado respecto del estado actual de la Escuela de Cine y Audiovisual Arcos y sus estudiantes, Vidaurre comenta lo siguiente: “Creo que nuestra escuela tiene un enorme potencial en el contexto contemporáneo. El interés de nuestros estudiantes por discursos híbridos y mestizos que proliferan en el espacio audiovisual actual debe ser estimulado y no aplastado como en muchas instituciones artísticas que intentan producir una suerte de olvido de los gustos de sus propios estudiantes en lugar de profundizar en ellos y acompañarlos en su desarrollo”.

Arcos y nuestra escuela como parte importante de la institución, posee una ventaja increíble frente a otras escuelas de cine, sobre todo las universitarias, y es que se encuentra instalada en un espacio en donde los lenguajes técnicos artísticos contemporáneos son el centro del interés. Es decir, nuestra escuela convive con estudiantes que desarrollan animaciones, videojuegos, diseño, ilustración, sonido y música popular. Y esto nos obliga a dialogar con las problemáticas del presente, con los discursos técnicos, con las estéticas cultas y populares que construyen nuestro medio ambiente”. Agrega el realizador.

Respecto a los desafíos que asumirá la escuela bajo su dirección, Vidaurre menciona que aún es pronto para levantar una mirada sobre ella, y requiere diálogo con toda su comunidad para poder percibir las necesidades de la escuela. Sin embargo, añade que “Si tuviera que adelantar ciertas ideas, destacaría dos: Una de ellas está vinculada a la interdisciplinariedad característica de Arcos, y la segunda es la vinculación de ésta con la creación actual”.

La pandemia dejó en claro muchas transformaciones que la audiovisualidad contemporánea ya nos había ido acostumbrando. Por ejemplo, el híbrido estético e industrial en que se ha convertido lo que antiguamente llamamos televisión. ¿Cómo llamamos ahora a estos relatos complejos, serializados, masivos, populares y cultos que proliferan en diversas plataformas, y que contemplamos fascinados desde la diversidad de aparatos domésticos? En ARCOS tenemos esta posibilidad de involucrarnos en estas tendencias de lo audiovisual y conformar poco a poco una identidad que nos diferencia de otras escuelas y nos abra posibilidades de crear nichos de producciones contemporáneas. Y por otro lado, debemos salir de las aulas, y de la institución y colocarnos en el medio de los debates y la creación de los  imaginarios nacionales. La pandemia y la movilización social nos han empujado a volver a mirarnos, a mirar nuestras pequeñas historias; los relatos olvidados o simplemente marginados y, a partir de ellos, podremos conectarnos con nuestra gente, el territorio y las generaciones. Creo que debemos rescatar las formas populares del cine y hacerlas dialogar con nuevas formas y técnicas, y preguntarnos cuáles son nuestros fantasmas, atmósferas,  relatos policiales, melodramas, musicales”, concluye.

Comparte esta entrada!

Ver todas las noticias