IP-ARCOS
SSL
Visite Seguridad América
Murales que sanan | Instituto Profesional Arcos

Murales que sanan

La ilustración al servicio de la salud mental de niños, niñas y jóvenes

Un optativo de Muralismo realizado por el Instituto Profesional Arcos de Viña del Mar permitirá llenar de vida y color las paredes de la Unidad Infanto Juvenil del Hospital del Salvador de Valparaíso.

El muralismo y la ilustración están llenando las paredes de hospitales infantiles en ciudades como Londres, Tokio y Paris, y una experiencia similar se realizará en la Región de Valparaíso, gracias al convenio firmado entre el Instituto Profesional Arcos y el Hospital del Salvador de Valparaíso, que permitirá realizar una asignatura optativa de muralismo de 8 sesiones con estudiantes de la carrera de Ilustración, quienes pintarán las paredes de la Unidad Infanto Juvenil de atención cerrada con “Murales Sanadores”.

Es decir, intervenir a través del arte las paredes con imágenes y colores que promuevan el bienestar de niños, niñas y jóvenes que viven sus procesos de rehabilitación en salud mental en el Hospital.

Para el Director (S) del Hospital del Salvador, Marcelo Valdebenito, se trata de un “convenio magistral, interesante y muy sanador para nuestra comunidad, puesto que incorpora la imagen, la plástica al quehacer y al bienestar integral en salud mental. Dentro de la definición de salud mental está el arte y la imagen como máxima expresión de la comunicación, así que considero que es algo que nos hace aumentar nuestro desarrollo y crecimiento como comunidad hospitalaria”.

Por su parte, Paola Galaz Goldman, Directora de la Sede de Viña del Mar del Instituto ARCOS, señaló que: “para nosotros es un aporte social para la comunidad y para los niños y niñas con los que vamos a trabajar. La malla curricular de las carreras artísticas están más enfocadas a aspectos individuales y personales, donde realizan ilustración publicitaria, editorial, libros, y esto los saca un poco de las salas, los conecta más con la comunidad, con lo social y poder hacer un aporte, ya que el arte no es sólo una expresión personal, sino también ayuda a la transformación de otros”.

La Coordinadora de la Carrera de Ilustración, María José Puga, enfatizó que durante estas sesiones, tiene una vital importancia la comunicación: “va a venir una licenciada en arte junto con estudiantes de ilustración y van a trabajar en la Unidad Infanto Juvenil del Hospital. Durante estas 8 sesiones van a tratar de reconocer el espacio, preguntar qué quieren decir, porque yo siento que el arte es lo que queremos hacer que el otro vea a través de la imagen, entonces igual vamos a tener ahí lo que queremos decir como estudiantes y con los niños que están internos”.

Si bien este tipo de iniciativas se realizan en países europeos con excelentes resultados, en nuestro país sólo lo ha hecho el Hospital Calvo Mackenna. Entonces, el Hospital del Salvador de Valparaíso será el primero de la región en realizar Muralismo de Interior.

“El muralismo de interior tiene que ver con hacer que los espacios se vuelvan aún más sanadores, contenedores, que sean más amenos para un trabajo o que generen distintos tipos de sensaciones, pueden ser más inspiradores, que generen más acción. Va a depender del espacio, si se trata de salas de uso común, lo que se espera de ese espacio es que inspire, pero hay otros espacios que deben ser más de calma, entonces el muralismo de interior tiene que ver con lo que nos dice el espacio y lo que esperamos de él”, nos explicó María José Puga.

Esta será la primera experiencia de trabajo colaborativo con el Instituto Arcos, lo que permite pensar más iniciativas hacia el futuro: “tenemos otras carreras también que están muy abiertas a participar como Gestión y Producción de Eventos, Turismo, Fotografía, Animación Digital, Videojuegos, y creo que todos esos oficios, estas carreras, pueden ser un aporte a la comunidad, al hospital y a los niños y niñas”, señaló Paula Galaz Goldman.

Durante el segundo semestre comenzará el optativo de Muralismo en el Hospital del Salvador de Valparaíso para realizar el trabajo de diseño participativo junto a los niños, niñas y jóvenes que viven allí sus procesos de rehabilitación. Durante estas sesiones podrán expresarse más allá de las palabras, a través del arte y los colores, potenciando sus procesos terapéuticos y de transformación.